miércoles, 26 de noviembre de 2008

COMUNICADO DE PRENSA

24/11/08
El grupo de Auto convocados SI a la vida NO a la minería contaminante, se dirige al pueblo de Tinogasta, con el fin de hacer público nuestro más enérgico repudio a las Autoridades de nuestro Municipio; Intendente Municipal Simón Quintar, a la Vice Intendente Norma Tévez, a los Concejales Edgardo Reartes, Horacio Sierralta y Gustavo Díaz, quiénes una vez más han traicionado al pueblo a quién representan, olvidándose de cumplir su función al ignorar su voluntad, desconociendo que el día 2 de diciembre de 2.007 más de 7.000 tinogasteños ya han decidido su futuro, expresando que No queremos minería contaminante a cielo abierto en nuestro Departamento.

Al respecto además, expresamos lo siguiente:

Es lamentable y bochornoso, nuevamente, el accionar del Intendente Municipal, quién a espaldas del pueblo firmó documentación con la empresa Minera Jackson Minerals que compromete seriamente nuestro futuro.

El reciente viaje de los Concejales mencionados a la Capital Federal, según su versión, a buscar información objetiva en la Secretaría de Minería, en la C.N.E.A , en la empresa minera Jackson Minerals y catedráticos afines a la actividad minera, ha puesto de manifiesto su gran ignorancia sobre el tema minero y muchos otros aspectos, puesto que:

- No cabe pensar que una información objetiva la pueden conseguir justamente en la parte interesada.-

- Afirman que a los recursos naturales, Dios los ha creado para su aprovechamiento, desconociendo que el Papa Benedicto XVI rechaza rotundamente la explotación minera en la Declaración de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano CELAM, incluyendo a la contaminación ambiental como un nuevo pecado y calificando como falsos cristianos o anticristos a quienes la impulsen y lleven a cabo.

- No pueden tener actitudes tan soberbias al pensar que por las migajas que dejan las regalías mineras somos dueños de permitir el saqueo, la destrucción y la contaminación de los recursos naturales, condenando a las generaciones futuras a una segura extinción.

- No mencionaron que para llevar a cabo la explotación minera se necesitan grandes cantidades de agua, recurso del que carecemos y que ya está siendo en el mundo un problema de difícil solución

- Dicen que los “especialistas”, aseguraron que la población no correría riesgo de contaminación, entonces ignoran completamente cómo se lleva a cabo la explotación minera a cielo abierto y cuales son las propiedades del uranio, conocimientos que un alumno de nivel E.G.B. puede explicar razonadamente, desconociendo además las desastrosas consecuencias ocasionadas a pueblos y provincias vecinas por la mina Bajo La Alumbrera, causa que llevó al procesamiento de su directivo Julián Rooney.

Argumentos tan rudimentarios y muchas otras razones nos hacen pensar sobre el serio peligro que corremos al dejar en manos de autoridades que nos representan y deban tomar decisiones sobre nuestro futuro y el de nuestra descendencia, personas tan poco capacitadas y carente de valores.
Es vergonzoso que hayan menospreciado al pueblo tinogasteño pensando que no razonamos y que argumentos tan ridículos van a hacernos cambiar de opinión y permitir la licencia social que busca el sector minero, sin darse cuenta o voluntariamente que fueron “usados” como pasaporte para llevar a cabo sus oscuros intereses.

AUTO CONVOCADOS SI A LA VIDA NO A LA MINERIA CONTAMINANTE

domingo, 23 de noviembre de 2008

Con tan sólo mirar al Suroeste...

Entrada número 200 de este blog
TINOGASTA-CATAMARCA
Con tan sólo mirar al suroeste...

Muchas palabras surgen al escuchar los augurios sobre nuestra ciudad, pero simplemente hoy nos quedamos con una imagen, un plan, un "Gran Proyecto", “A Big Proyect”, pero nos surge una duda ¿gran proyecto para quien?

Dentro de unos años, cuando tengamos deseos de compartir un asado de domingo con nuestras familias o amigos y compartir algún vino fino producido en nuestra tierra, ante la majestuosidad del colorido de nuestros cerros, bajo la sombra de un algarrobo en la tranquilidad de Las Higueritas, Río Colorado o Costa de Reyes, tendremos que pensar, que eso quedó en el pasado, porque nuestro futuro estará en un "Gran Proyecto", ya que esas coloridas montañas habrán sido dinamitadas, el algarrobo estará seco, y esos vinos finos que en alguna época hubieran llegado a ser exportados a los países del primer mundo, serán atesorados por quienes hubiesen conservado alguna botella, como una preciosa reliquia del pasado, ya que aquellos campos de donde solían provenir las uvas, ya no existirán porque todos se habrán secado y las bodegas se habrán fundido; pero además, ni siquiera tendremos acceso porque en aquellos lugares habrá explosiones y polvillo en suspenso causado por las mismas, lo que impedirá que nos acerquemos, aunque esa nube se respire en la propia plaza de nuestra ciudad, también habrá carteles en la entrada a Río Colorado, Las Higueritas y Costa de Reyes que dirán "Prohibido el ingreso a toda persona ajena a la empresa" y debajo otra inscripción diciendo "Cuide el medioambiente" con su respectivo tacho de basura al lado con el logotipo de la empresa minera.
Pero eso solo serán detalles menores y sin importancia, ya que aquellos pocos días cada vez más distanciados y aislados en los que llegue a llover, podrá asentarse un poco el polvo suspendido en el ambiente, lo que permitirá observar al suroeste de nuestra ciudad tal vez desde el techo de nuestras casas, "un Gran Proyecto", convencidos de que la minería es sinónimo de desarrollo, aunque sigamos sin saber quienes obtuvieron los beneficios, la ciudad con los mismos problemas y nivel de desarrollo económico de siempre, sin grandes cambios en la ciudad, pero un gran inconveniente, la creciente dificultad para conseguir agua potable, cada vez más escasa y muchos afirmando que la poca cantidad disponible, se encuentra contaminada; según las declaraciones de parte del personal del hospital, sin aumentos en los problemas de salud, recordando que la fachada de ese edificio habrá sido pintada con fondos provenientes del "Gran Proyecto", tan solo habrá algunos problemas respiratorios conocidos, sobre todo en niños, pero tendremos la sensación de que a todos se nos hace cada día más difícil poder respirar y algunos de los chicos nacerán con deformidades. Algunos ambientalistas denunciarán que por causa de la radiación la gente se ha estado muriendo, lo que solo serán noticias menores, aunque en algunos diarios veremos en primera plana gente del gobierno desmintiendo esto, con el argumento de que "toda la gente en algún momento tiene que morirse", acusando a los "talibanes ambientales" de conspirar contra la industria minera.

Igual sabremos que en nuestra ciudad existe la minería, aunque algunos de estos "ecoterroristas fundamentalistas" sigan diciendo que esta actividad ha dejado prácticamente sin agua a toda la zona y envenenada la poca que quede, que además esto fue la causa de que en los países del primer mundo se haya cerrado la puerta a las exportaciones tinogasteñas calificándolas como provenientes de un "pueblo radiactivo o pueblo fantasma", a lo que escucharemos de parte de algunos funcionarios, que "es tan solo una jugada política"; pero tendremos como dato de la realidad un cráter de unos 3 kilómetros de largo aproximadamente, que nos dirá que en Tinogasta hubo minería a cielo abierto.

*Imagen extraída de: Jackson Gold

viernes, 21 de noviembre de 2008

Sobre los ‘fundamentalismos’. Aclaraciones fundamentales.

Reflexiones sobre nota aparecida en Diario El Ancasti el 28 de Octubre último y aún no publicada por dicho medio.
Acerca de fundamentalismos.
Más allá del ‘arrojo’ periodístico expresado en la pretensión de hacer una evaluación de las Segundas Jornadas “Patrones de Desarrollo y Conflictos Socioambientales”, recientemente efectuadas en la Facultad de Humanidades, pese a lo escueto de su seguimiento, e independientemente de los juicios emitidos, quisiéramos plantear algunas aclaraciones fundamentales, de las tantas que merecerían los comentarios vertidos en la nota de opinión titulada Fundamentalismo Ambiental, del 28 de octubre próximo pasado.
Ante todo, el tratamiento del evento revela un desconocimiento de las temáticas articuladas alrededor de los paneles desarrollados a lo largo de tres días. Lo que, como mínimo evidencia una simple conjetura deductiva efectuada por el autor de la nota, para arribar a las conclusiones declaradas en el texto.
Las Jornadas han surgido del interés por contribuir al debate público sobre los impactos y consecuencias sociopolíticos, culturales y ambientales que las grandes transformaciones económicas impulsadas en nombre del ‘desarrollo’ vienen produciendo en nuestra geografía provincial. Precisamente reconociendo la diversidad de sentidos que el concepto de ‘desarrollo’ adquiere para los diferentes sectores y actores es que se ha procurado una convocatoria amplia de panelistas, definida por su diversidad institucional y pluralismo ideológico. Ello implicó abordar problemas vinculados a la lógica de las instituciones a partir de los emprendimientos por diferimientos hasta los efectos discursivos del empresariado minero en términos de la obtención de licencia social para la gran minería, pasando por transformación del uso de los suelos en algunas regiones de Catamarca, del agua en provincias como Mendoza, de los efectos para la salud de elementos cancerígenos presentes en la industria de la construcción, etc.
De hecho, es en ese marco que ha tenido lugar la participación del Diario El Ancasti a través de su director, licenciado Marcelo Sosa, en un panel compartido con, por ejemplo, un especialista en epistemología de estudios de impacto ambiental, como el Dr. Juan March, de nuestra Universidad. La participación del licenciado Sosa trajo a la discusión las políticas informativas que la prensa escrita se plantea ante la ‘problemática del Medio Ambiente’, admitiendo allí no sólo la falta de líneas periodísticas investigativas propias del Diario frente a muchas de las transformaciones socioambientales tematizadas en las Jornadas, sino también las severas restricciones a la libertad de prensa que implica, en el contexto local, la dependencia económica de los Medios respecto de la publicidad gubernamental y de las grandes empresas.
Así, en este panel, como en otros, hemos asistido a posicionamientos de expositores cuyas visiones no son precisamente compartidas por el colectivo de investigadores y militantes que participamos de la organización de estas Jornadas y que, sin embargo, han sido acogidos como parte de los imperativos de un ejercicio deliberativo que la universidad pública está obligada a desenvolver.
Ciertamente, nuestro interés ha sido el de priorizar la voz de actores sociales generalmente ignorados y/o sistemáticamente descalificados por los representantes de la visión dominante del ‘desarrollo’; actores que no sólo tienen una concepción diferente del ‘desarrollo’ sino que muchas veces, resultan afectados por los procesos de despojo económico, explotación social y degradación ambiental realizados en ‘nombre del desarrollo’.
En este sentido, hay que aclarar también que nuestro interés ha sido el de advertir sobre los presupuestos etnocéntricos y coloniales que, a nuestro juicio, abonan la visión hegemónica del ‘desarrollo’. A propósito de fundamentalismos, las Jornadas han buscado especialmente abrir un debate crítico sobre la versión (todavía) dominante que concibe el ‘desarrollo’ como aumento incesante de la producción y el consumo dinamizado bajo la regla suprema de la rentabilidad del capital y que convierte al ‘gobierno’ en un permanente ‘gestor’ de los intereses privados, abocado centralmente a ‘captar inversiones’ bajo la expectativa de que generen ‘trabajo genuino’; visión que, respecto de la ‘naturaleza’ proyecta una representación como conjunto inerte de ‘recursos’, objeto de ‘explotación’. Los agentes activos del ‘desarrollo’ resultan ser así los propietarios de las ‘grandes inversiones’, quedando las poblaciones y los restantes actores (pueblos originarios, campesinos, trabajadores en general) como expresiones sociales ‘atrasadas’ o ‘semisalvajes’, como el editorialista llama, sujetas al imperativo hegemónico de ‘reconvertirse’ en ‘dinámicos microemprendedores’ o en ‘eficientes (y dóciles) trabajadores’ al servicio del capital, so pena de desaparecer material y simbólicamente.
Como lo ha explicitado el señor Director de El Ancasti en su exposición, esta visión es la que, por conveniencia y/o convicción, abraza la propia ‘empresa periodística’ que dirige. Más allá de no compartirla, reconocemos su franqueza en admitirla y, como investigadores sociales, nos planteamos la necesidad de ponerla en debate, no con la pretensión de arrogarnos ‘la verdad’ sino más bien con la intención abrirla a la confrontación de otras visiones de mundo, a fin de evitar que lo hegemónicamente instituido adopte la forma de un credo intransigente que exija el continuo sometimiento de todo lo socialmente existente y concebible a un sistema de prácticas presuntamente único e incuestionable, precisamente lo que en filosofía política entendemos como ‘fundamentalismo’.
Por último, creemos necesario hacer una tercera aclaración referida a la ‘ideología obtusa y reaccionaria’ del ecologismo. Al respecto hay que decir que sólo por supina ignorancia o por decidida mala fe cabe omitir y desconocer las profundas diferencias ideológicas, políticas y teóricas históricamente existentes entre ‘actores sociales’ tan disímiles como la WWF (World Wildlife Foundation, cuya filial argentina es Fundación Vida Silvestre), Conservation Internacional, Ted Turner, Douglas Tompkins, etc. y los movimientos de pueblos originarios, campesinos y asambleas ciudadanas nacidas aquí en defensa de sus territorios y medios de vida, amenazados por la avanzada de múltiples expresiones de una economía ‘extractiva’, desde las grandes mineras transnacionales hasta los agro-negocios de exportación.; planteo que caracteriza al tratamiento que postula el Sr. Orduna, a quien se sigue en la nota de referencia.
Sin espacio para desarrollar tan abismales diferencias, hay que distinguir en lo fundamental que, a diferencia de lo que en la ecología política se ha caracterizado como los ecologismos del Norte (integradas no sólo por posturas conservacionistas y neomalthusianas, sino también por el modelo del ‘eco-capitalismo-tecnocrático’ global), los movimientos socioambientales del Sur centran sus demandas en los reclamos de Justicia Ambiental, visibilizando los conflictos sociales emergentes de la apropiación desigual del ‘mundo’ y denunciando las huellas históricas de imperialismo ecológico y racismo ambiental en base a los cuales las sociedades ‘desarrolladas’ del Norte (supuestamente el modelo a seguir) han subsidiado sus irresponsables e insostenibles niveles de consumo de materiales y energía mediante de un sistemático saqueo y expropiación de los bienes naturales del Sur y a costa de las posibilidades de sobrevivencia de sus poblaciones.
Un piso mínimo de honestidad intelectual y competencia profesional requeriría no sólo no omitir tan profundas diferencias, sino también admitir la razonabilidad de otras miradas que cuestionan un ‘modelo’ que pregona el crecimiento infinito de la producción y el consumo en un mundo material con límites taxativos; que demandan justicia ante un ‘modelo’ en el que el 5 % de la población mundial consume el 20 % de las reservas energéticas y es responsable por más de un tercio de la producción mundial de desechos.
Finalmente, llama la atención la liviandad e ingenuidad con que se asume la veracidad de la versión oficial sobre el ‘atentado’ al camión contratista de Minera Alumbrera, desconociendo no sólo las graves acusaciones de persecución política e instrumentalización de las instituciones públicas en beneficio de los intereses de la minera realizadas por los vecinos de Tinogasta, sino más aún insinuando que ‘estos fundamentalismos académicos’ avalan este tipo de violencia.
Aún admitiendo que deben preservar los intereses comerciales de su ‘empresa periodística’, este tipo de tratamiento de la ‘información’ raya en lo irresponsable y poco contribuye a la democratización de los procesos políticos locales, por lo menos a juicio de quienes, quizás utópicamente, nos resistimos a aceptar que la ‘libertad de prensa’ sea un principio completamente perimido.
Dra. Elsa Ponce- UNCA
Dr. Alejandro Haber- UNCA
Dr. Carlos Figari- UNCA-Instituto Gino Germani
Magister Mirta Antonelli- UNC
Magister Horacio Machado Aráoz- UNCA

La catástrofe minera y el silencio (Página 12)

Por Norma Giarracca *

Las poblaciones cordilleranas desde hace años sienten y viven una situación catastrófica. Y una catástrofe se define por la destrucción de una estructura sin la consecuente construcción de otra. A diferencia de situaciones traumáticas que, cuando la causa desaparece, cierta normalidad renace, con la catástrofe nada vuelve a ser igual. Y, en efecto, cuando vemos las imágenes de destrucción indiscriminada de cerros, glaciares, ríos, fauna, flora, sitios arqueológicos, sitios sagrados, agriculturas y poblaciones dignas que llevan años reproduciéndose, podemos sentir con ellas la sensación de la catástrofe minera. Dentro de 10 o 15 años, cuando el mineral se agote y las corporaciones se vayan, nada volverá a ser igual, tanto los ecosistemas como la vida de las poblaciones nunca más volverán a ser lo que son hoy. ¿Por qué? ¿Quién tiene el derecho a decidir que esto ocurra? ¿Qué valor tienen unas leyes aprobadas en los ‘90 (como la leyes de perdón a los represores)? O, ¿qué valor tienen legislaciones provinciales votadas entre “gallos y medianoche”, como la desafección de la protección de la Unesco de una franja de unas 17 mil hectáreas de tierra en San Juan que ya habían sido cateadas para minería y que luego serían transferidas a la empresa Barrick Gold para sus proyectos de Veladero-Pascua Lama? La ley no fue anunciada sino hasta diez años después, luego de que fueran completados mapeos y exploraciones y, mientras tanto, los derechos de esas tierras eran comprados a precios irrisorios (Informe Corpwatch, 2007). ¿Quiénes nos representan en estas decisiones estratégicas de nuestros territorios y nuestras vidas? ¿Por qué impiden plebiscitar estas decisiones? En el único caso que se permitió el plebiscito, Esquel, por una amplia mayoría se repudió la actividad.

¿Por qué el sector político partidario que representa o pretende representar a estas distintas poblaciones muestra tantas dificultades para poder leer sus demandas de poder elegir cómo vivir y relacionarse con el medio? Cuando nos empeñamos en observar y registrar el país “desde abajo”, visualizamos que la brecha entre políticos, funcionarios y poblaciones es cada vez más ancha. En algunos espacios de estas organizaciones y movimientos acercarse como integrante de un partido político es recibir con seguridad una invitación a retirarse. Los partidos de oposición registran estos fenómenos, pero tratan de usarlos para desacreditar a los dirigentes en funciones gubernamentales y capitalizar la situación. El fracaso es rotundo, pues no se dan cuenta de que no pueden salir de la misma lógica por la que unos y otros pierden credibilidad. Las encuestas son muy elocuentes para demostrar este fenómeno, bajan los políticos en funciones de gobierno, pero ningún opositor sube en popularidad.

Durante la última semana, muchas poblaciones del país cuyos territorios la actividad minera aspira a controlar y devastar (o lamentablemente ya lo hace) repudiaron de muchos modos un evento denominado “Argentina Oro 2008”, realizado por las grandes corporaciones mineras con la finalidad de demostrar los avances de sus considerables negocios en este país. Muchos argentinos de las regiones mineras, muchos universitarios, trabajadores, periodistas, artistas, personas que aún conservan ese empecinado criterio de elección de lo que consideran sustentable o perjudicial para el país, repudian esta ostentación de riquezas y negocios de las corporaciones y sus socios nacionales. Sin grandes medios, sin recursos, ni apoyos más allá de los propios de las acciones colectivas, estas poblaciones dan una vez más el ejemplo de resistencias que nos hacen dignos como sujetos sociales y conjunto social.

Simultáneamente a estos tremendos esfuerzos contra la entrega de los recursos naturales y la devastación de los territorios, los políticos gubernamentales, varios gobernadores, acompañan el evento minero y la oposición partidaria, la UCR, la Coalición Cívica y el PRO se ocupan de entorpecer la recuperación estatal de un sistema de jubilación privada que fue otra de las vergüenzas nacionales de los ’90. Elisa Carrió, que hace un tiempo advertía acerca de los que “vienen por nuestros recursos”, cuando “los que vienen” ya están en casa festejando se ocupa de convocar a su partido para oponerse a una medida que, en todo caso, se debe discutir en el Congreso y no en la calle. Mientras un número importante de argentinos busca todos los medios para convencer a la esquiva ciudad de que éste es el momento no sólo para indignarse, sino para terminar con esta producción devastadora usando todos los medios legales (en siete provincias ya hay legislación que la prohíbe), los políticos siguen sus propias, ciegas y sordas lógicas.

A pesar de todo, un fuerte sentido “decolonial” se expande por las poblaciones más sensibles: habitantes de las pequeñas ciudades cordilleranas, comunidades de científicos responsables, artistas, periodistas y muchos, muchos jóvenes que tratan tenazmente de evitar la catástrofe. Ignacio Lewkowicz, quien nos hablaba de las consecuencias de la catástrofe, se preguntaba (en PáginaI12, 11/7/2002): “¿Qué sucede con la catástrofe? Si el trauma es concebido como el impasse en una lógica (...) la catástrofe sería algo así como el retorno al no ser. Es posible pensarla como una dinámica que produce desmantelamiento sin armar otra lógica distinta pero equivalente en su función articuladora. De esta manera, lo decisivo de la causa que desmantela es que no se retira (...) Por eso mismo, no hay ni esquemas previos ni esquemas nuevos capaces de iniciar o reiniciar el juego. Hay sustracción, mutilación, devastación. Se ha producido una catástrofe”.

* Profesora e investigadora del Instituto Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales (UBA).
Fuente: Página 12

Manu Chao en defensa del medio ambiente

Artículo de la página web oficial del grupo Manu Chao
Lea AtentaMente
y ponga
la Mente Atenta
para proteger el Medio Ambiente
Les contaremos sobre pueblos afectados
por la minería.

Bajo La Alumbrera es la mina más grande de la Argentina y, hasta el momento, la única mina metalífera de gran escala que se explota a cielo abierto en el país. Exporta concentrados de cobre por valor aproximado de 650 millones de dólares anuales, lo que constituye la mayor parte de las exportaciones nacionales de metales, e incluso también de la exportación minera en general (incluyendo minerales industriales y rocas de aplicación).Esto sucede en la provincia de Catamarca.
El yacimiento de oro y plata Veladero demandó la inversión de unos 500 millones de dólares, está ubicado en el Valle del Cura, en el departamento sanjuanino de Iglesia y al entrar en operación se constituye en el segundo proyecto minero más importante del país, después de Bajo La Alumbrera en Catamarca.

Abra Pampa En 1990, una fundición quebró y dejó en el pueblo unas 10.000 toneladas de escoria de ese metal. Hoy, según un estudio de la Universidad de Jujuy, el 81% de los chicos tiene plomo en su cuerpo. Y los riesgos son muchos.

Pascua-Lama es el primer proyecto minero binacional y consiste en desarrollar una mina de oro a rajo abierto, ubicada sobre los 4.000 msnm en la frontera de Chile con Argentina.

Por el lado chileno se ubica en la Región de Atacama, específicamente en la Provincia de Huasco, mientras que por el lado argentino se sitúa en la provincia de San Juan. Este proyecto minero es el que mas afectara el medio ambiente.
Para más información ingresa a nuestra página www.noalamineria.piczo.com
Fuente: Mano Chao

domingo, 16 de noviembre de 2008

Con sangre fría, Cristina vetó la protección de glaciares

A pesar de que disfruta sus fines de semana cerca del Perito Moreno, la Presidenta decidió no destinar fondos para la conservación de los hielos.

El Glaciar Perito Moreno no tiene quien lo proteja. Aunque Néstor y Cristina Kirchner disfruten como nadie sus fines de semana en el Calafate, a pocos kilómetros del parque nacional Los Glaciares, a la Presidenta no le tembló el pulso a la hora de vetar la Ley de presupuestos mínimos para la protección de los glaciares y del ambiente periglaciar, aprobada el 22 de noviembre por el Senado.


Según informa el sitio Opi Santa Cruz , la Asamblea Ambiental Ciudadana expresó que Cristina vetó la ley, dejando sin resguardo necesario a una de las mayores fuentes de agua dulce del mundo y afectando, de manera principal, a su provincia, Santa Cruz. Lo hizo a través del decreto 1837/08 publicado el 10/11/08 en el Boletín Oficial, en el que detalla que “repercutiría negativamente en el desarrollo económico y en las inversiones que se llevan a cabo en dichas provincias”.


El artículo 6º, objetado por la Presidencia, solicitaba se prohíban actividades que puedan afectar a los glaciares tales como: la liberación de sustancias contaminantes, la construcción de obras de arquitectura o infraestructura (exceptuando a las de investigación científica), la explotación minera o petrolífera, y la instalación de industrias o de desarrollo de obras industriales.


Esta actitud generó el rechazó de la Asamblea Ambiental Ciudadana de Santa Cruz que afirmó: “ No importa la gente, no importan los pueblos y sus necesidades solo importan las necesidades de estas empresas transnacionales que además de robarnos el oro nos robarán la vida”.

Fuente: Perfil

La dama de Hielo

El sentido final de la ley 26.418, sancionada por legisladores de ambas cámaras el 22 de octubre pasado, era proteger todos los glaciares de la Argentina. Pero ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner promulgó el decreto 1837/ 2008, que veta la norma y deja a las masas de hielo de todo el territorio –verdaderos reservorios de agua dulce, oro, cobre y otros tesoros– sin un marco jurídico que las preserve.

La publicación de la medida en el Boletín Oficial caldeó los ánimos de los legisladores que votaron por unanimidad a favor del proyecto –y que ahora se autoconvocaron para discutir qué hacer– , enfureció a los ambientalistas locales y provocó satisfacción entre operadores políticos y lobbistas del sector minero, claramente, la industria más perjudicada por la ley ahora vetada. En su artículo sexto, la norma prohibía las actividades que pudieran afectar la condición natural de los glaciares y que implicaran su destrucción o traslado. Sin vueltas, vedaba la exploración y explotación minera o petrolífera.

Pero en el Gobierno escucharon los reparos de la Secretaría de Minería de la Nación, cuyo titular, el ingeniero Jorge Mayoral fue denunciado por poseer acciones en empresas del mismo sector que regula, y avanzaron con la anulación. En su decreto, la Presidenta dice que de acuerdo con lo expresado por ese organismo “el establecimiento de presupuestos mínimos no puede limitarse a la absoluta prohibición de actividades”.

El veto de Cristina continúa: “En este sentido –dice– la prohibición de la exploración y explotación minera o petrolífera, incluyendo aquellas que se desarrollen en el ambiente periglacial saturado en hielo, daría preeminencia a los aspectos ambientales por encima de actividades que podrían autorizarse y desarrollarse en perfecto cuidado del medio ambiente”. Lo que no dice, en realidad, es que su decisión favorece un negocio de tres mil millones de dólares.

El caso testigo es el del emprendimiento minero Pascua Lama, el yacimiento a cielo abierto más grande del mundo, operado por la poderosa multinacional Barrick Gold, en la frontera entre Chile y San Juan. Una fuente inobjetable de la industria explicó a Crítica de la Argentina lo que hay detrás de la movida presidencial. “Detrás del veto está el gobierno sanjuanino. Es muy concreto: la norma impedía cualquier tipo de operación por encima de un glaciar y Pascua Lama necesita detonar y trasladar de un lado a otro los glaciares que está explotando en San Juan. Es lógico: no se iban a perder el negocio minero más grande de Sudamérica, una fortuna de tres mil millones de dólares”.

La provincia de José Luis Gioja es la meca de la minería en la Argentina. Existen en ella más de 180 proyectos mineros de los cuales el 90% está ubicado en zonas de glaciares. La ex diputada Marta Maffei, autora del proyecto de ley, se mostró indignada con lo sucedido. Y también hizo memoria: “Me llamó la atención que durante el tratamiento de la ley, los legisladores sanjuaninos eran los que ejercían más presión para evitar que se sancionara. Pero después, llamativamente, se callaron. Quizás ya sabían que estaba garantizado el veto”, explicó.

La ley, que ahora debe volver al Congreso, además de prohibir trabajos sobre la superficie helada, se proponía en sus artículos 3º, 4º y 5º realizar un inventario de cada uno de los glaciares del país, desde Ushuaia a La Quiaca, para poder fotografiarlos y controlarlos por satélite. Pero en otro de los fundamentos del veto, el Gobierno dijo: “Como bien ha señalado Cancillería, la gran mayoría de los glaciares que están ubicados en el territorio continental argentino, se encuentra en las adyacencias del límite internacional con la República de Chile, en áreas que se encuentran aún pendientes de demarcación, y la inclusión o exclusión de glaciares en el inventario puede tener efectos en relación con los trabajos de demarcación en curso”.

Pero eso también es extraño: en primer lugar, porque Chile sí lo hizo. El Laboratorio de Glaciología del gobierno de Michelle Bachelet inventarió hasta 2007 cerca de 1.835 glaciares repartidos en una superficie de 15,489.8 km2. “Es como no querer saber cuántas ollas tenés en tu casa. Dicen que eso perjudica la demarcación limítrofe con Chile, pero es un absurdo porque Chile contó sus glaciares y porque ya no hay conflicto con Chile”, dice el profesor Norberto Ovando, vicepresidente de la Asociación Amigos de los Parques Nacionales y experto de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la Unión Mundial para la Naturaleza. El hombre concluyó: “El agua vale más que el oro y sobre los glaciares pende la amenaza de un daño irremediable de llevarse a cabo los proyectos mineros. La remoción y manejo de los glaciares provoca espanto hasta en el mundo científico. Y el objetivo de esta ley, en el fondo, era proteger el agua. Por eso, todo lo que ocurre es lamentable”.

Fuente: Crítica Digital

Glaciares: descongelamiento minero y pisoteo presidencial

Argentina – 14/11/08. Después del gélido veto de la presidente Cristina Fernandez de Kirchner a la ley de Protección de Glaciares, hubo múltiples repercusiones de rechazo a la medida. Las interpretaciones de científicos, legisladores y vecinos coinciden y señalan que el sector minero mostró sus garras y el poder político reafirmó los negocios que desde hace más de una década sellaron gobiernos y mineras.

Un nuevo paso atrás en el ambiente

Paradójicamente, cuando el país mas contaminador del mundo, por intermedio de su nuevo presidente electo Barack Obama, analiza seriamente la posibilidad de firmar el protocolo de Kyoto, destinado a que los países industrializados reduzcan sus emisiones de gases que causan el efecto invernadero, en la República Argentina nos privamos con expresa disposición de la Presidente de la Nación, de cuidar nuestros glaciares, materia prima sustancial para preservar nuestro ecosistema, nuestro futuro y nuestra naturaleza.-

Así se dispone su total destrucción sin posibilidad de defensa al ambiente.- Se abre la compuerta a la felicidad de los negocios sin contralor alguno, en las explotaciones mineras!!!

En efecto, la Presidente de la República Cristina Fernandez de Kirchner, a través del decreto 1837/08, veto totalmente la ley 26.418 que fue votada unánimemente en Diputados y con solo tres oposiciones en el Senado.- Casi un desprecio hacia la voluntad de los representantes del pueblo.-

De esta manera, la Presidente permite la explotación minera indiscriminada, cuyo principal exponente es el emprendimiento binacional Pascua Lama, que se realizará ahora sin ninguna contemplación ambiental a pesar de la numerosa existencia de glaciares en la zona de explotación..-

La gravedad radica en que esta megaminería, a cielo abierto, produce un impacto ambiental gigantesco en los glaciares, produciendo, entre otras cosas, su deshielo, afectando un reservorio de agua inmensurable.-

El hecho que aquí denunciamos no es otra muestra mas de la evidente y preocupante ausencia de Política Ambiental en nuestro país y la subordinación del ambiente de las presentes y futuras generaciones a los negocios.

En contra de esta incomprensible oposición de la Presidente, nos levantamos aquí, desde ésta Asociación, para protestar una vez mas, por la postergación del ambiente, pero del ambiente en serio!!!!!

Mariano J. Aguilar

Director Ejecutivo de AAdeAA (Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas)

Enrique Matías Viale

Presidente de AAdeAA

Fuente: No a la mina

NO AL VETO A LA LEY DE LOS GRACIARES

El 22 de octubre pasado, el Congreso de la Nación sancionó la Ley Nº 26.418 de PROTECCIÓN DE GLACIARES y AMBIENTE PERIGLACIAR. El lunes 10 de noviembre la Presidencia de la Nación a través del decreto Nº 1837/08 VETÓ esta ley con argumentos inconsistentes, que reflejan un profundo desconocimiento de la importancia de la protección de nuestros glaciares, como fuente estratégica de agua potable para el sostenimiento de la vida y del desarrollo de nuestra comunidad. Los glaciares son las "ubres" de agua que nos dan vida.

La ley presentaba dos puntos fundamentales:

1) Crea un Inventario Nacional de Glaciares, por el cual debían individualizarse todos los glaciares y geoformas periglaciales que actúan como reservas hídricas existentes en el territorio nacional, con toda la información necesaria para su adecuada protección, control y monitoreo periódico; y

2) Prohíbe que en los glaciares y su entorno se realicen actividades que puedan afectar su condición natural o que impliquen su destrucción o traslado o interfieran en su avance como ser: a) la liberación, dispersión o disposición de sustancias o elementos contaminantes, productos químicos o residuos de cualquier naturaleza o volumen; b) la construcción de obras de arquitectura o infraestructura con excepción de aquellas necesarias para la investigación científica; c) la exploración y explotación minera o petrolífera, incluyendo en dicha restricción aquellas que se desarrollen en el ambiente periglacial saturado en hielo y d) la instalación de industrias o desarrollo de obras o actividades industriales (artículo 6°).

Las razones del veto presidencial reflejan una errónea interpretación de esta ley. Nuestra postura está basada en lo siguiente:

* Lejos de ser contradictoria con la legislación y los instrumentos de protección ambiental vigentes, la ley vetada los especifica y complementa, y permitirá ampliar significativamente nuestro conocimiento sobre los glaciares y su dinámica de retracción por el cambio climático.

* Es incorrecto afirmar, como dice uno de los Considerandos del decreto presidencial, que "la prohibición de actividades descripta en el artículo 6º del Proyecto de Ley, de regir, podría afectar el desarrollo económico de las provincias involucradas, implicando la imposibilidad de desarrollar cualquier tipo de actividad u obra en zonas cordilleranas". Esas actividades y obras, como las necesarias para los pasos fronterizos, no quedan prohibidas en toda la cordillera, sino sólo sobre los glaciares, que cubren apenas una pequeña parte de la misma. Respecto de las áreas periglaciares saturadas en hielo (glaciares de roca), la ley prohíbe sólo las actividades minera y petrolífera, a fin de preservar el área más frágil y crítica para las fuentes y reservas de agua, recurso esencial para la vida y el desarrollo sustentable de la sociedad. Para el resto de las actividades, no prohibidas en áreas de glaciares, impone una razonable evaluación de impacto ambiental previa.

El Congreso Nacional sancionó por unanimidad, con la salvedad de 3 senadores que solamente objetaron al IANIGLA como responsable de la realización del Inventario, una ley que tendía a preservar el más importante de nuestros bienes comunes. Por lo tanto, desde este lugar, le pedimos a la señora Presidenta de la Nación que reconsidere su decisión e impulse las acciones necesarias para que el país cuente con una Ley de Glaciares que asegure su efectiva protección, como parte del patrimonio de todos los argentinos y argentinas, actitud que no atenta contra el desarrollo económico del país sino que lo fortalece.

sábado, 15 de noviembre de 2008

"El Miedo a la mina" (Video Clip Habitat Urbano)

video

domingo, 9 de noviembre de 2008

“El agua vale mucho más que el oro”

Con una carpa frente al Congreso, ayer terminó la semana de protesta y difusión sobre los efectos sociales, económicos y ambientales de la industria extractiva. Organizaciones sociales piden derogar las leyes mineras y proteger los recursos naturales.
Argentina cuenta con cinco mil kilómetros de cordillera, una decena de yacimientos mineros metalíferos en explotación y 50 emprendimientos a gran escala en exploración. También existen innumerables denuncias por contaminación, un centenar de pueblos que rechazan la actividad y una carpa blanca, frente al Congreso, con una certeza: “El agua vale mucho más que el oro”. Impulsado por la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), espacio de articulación de 300 organizaciones, militantes de todo el país ayunaron toda la semana y escracharon al Seminario Internacional Argentina Oro 2008, una ronda de negocios que reúne a empresas internacionales, gobiernos provinciales y funcionarios nacionales que impulsan la actividad. “El 70 por ciento del agua dulce del país proviene de la cordillera, esas montañas son la fábrica del recurso más indispensable que necesitamos para vivir. Esas montañas, y esa agua, están siendo contaminadas por la minería”, advierten desde la UAC.

Ya no existe la clásica imagen de túneles oscuros en las montañas, con mineros, picos, palas y pepitas de oro. Para extraer metales se utiliza maquinaria de última tecnología, gigantes palas mecánicas, monumentales explosiones y enormes piletones con sopas químicas. Además de la utilización de inmensas cantidades de agua, siempre en zonas semidesérticas. Testigos de esa situación, los pueblos cercanos a los yacimientos trajeron esa realidad a la ciudad de Buenos Aires. Con la consigna “Contra el saqueo y la contaminación”, carpas, carteles, banderas, ayunantes y mucha información; cartillas, trípticos, videos, audios, libros y charlas con especialistas. “Se cumplió con el objetivo de dar visibilidad a una lucha silenciada en las grandes ciudades. Se pudo comprobar, con información, que la minería a gran escala no produce trabajo, no genera riqueza para el país, derrocha millones de litros de agua y contamina”, explicó a modo de balance Cristina Mandale, ayunante mendocina e integrante de la UAC.

Las exportaciones mineras del país se multiplicaron en la última década. Según datos oficiales de la Secretaría de Minería, en 1993 Argentina exportaba 15,8 millones de dólares. Después de aprobada la nueva legislación de la actividad, durante el menemismo y aún vigentes, el cambio fue drástico: en 2007 se exportaron 3500 millones de dólares. Al amparo de las leyes, las empresas no pagan impuestos a los combustibles (el que todos pagan cuando cargan nafta), ni sellos ni tasas para la importación. En los primeros cinco años no pagan impuestos nacionales, provinciales ni municipales.

Durante toda la semana, las Asambleas Ciudadanas también denunciaron que las mineras no pagan impuestos a las Ganancias ni Ingresos Brutos, no pagan IVA ni impuestos por ingreso de maquinarias y gozan de estabilidad fiscal por treinta años (cualquier modificación, por ejemplo el impuesto al cheque, que pagan todos los argentinos, o el corralito de 2001, no los afecta). Las empresas no tienen retención a las exportaciones (como sí tienen, por ejemplo, los productos agropecuarios), por lo cual mayores exportaciones no significan mayores ingresos a las arcas del Estado. Al paquete de normas beneficiosas, el sector minero lo llama eufemísticamente “régimen minero confiable”.

Paras las mismas leyes, las UAC utilizan otra definición: “Saqueo”. Y lo gritaron el miércoles en la puerta del lujoso hotel Emperador, sede de la ronda de negocios Argentina Oro 2008, auspiciada por Barrick Gold (la empresa mundial del sector), Minera Alumbrera (caso testigo de minería en Argentina, con innumerables acusaciones de contaminación) y las embajadas de Canadá y Suecia. El escrache incluyó pintadas, radio abierta y máscaras que representaban la muerte producto de la contaminación. El comité ejecutivo del seminario internacional está encabezado por el presidente de Alumbrera, Julián Rooney, procesado por el presunto delito de contaminación. Y el presidente honorario del encuentro es el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, férreo impulsor de la actividad en la provincia, con el yacimiento Veladero en explotación y el binacional Pascua Lama en construcción.

En el encuentro se explicitó que Argentina es sindicada como una de las vedettes del sector. Con 75 por ciento de sus recursos inexplorados y regalías de sólo el tres por ciento, empresas de Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Australia, Suiza, Sudáfrica y China huyen de sus países por los controles ambientales e impositivos estrictos, y señalaron a Argentina y la región como el destino de la década. En el seminario, el gobierno nacional festejó que tiene en carpeta 59 proyectos metalíferos y augura que, para 2015, habrá 18 proyectos de gran escala en plena explotación.

“El Gobierno afirma que las AFJP son un saqueo. ¿Y por qué no dicen lo mismo de la minería, donde el robo es más evidente?”, resaltan los ayunantes en Plaza Congreso, y equiparan industrias extractivas: “La soja, las pasteras y mineras son parte de un mismo modelo que privilegia ganancias por sobre las personas y la naturaleza”.

El secretario de Minería, Jorge Mayoral, se mostró locuaz en el seminario Argentina Oro. “El crecimiento sostenido de la producción nacional de oro, sumado a la puesta en marcha de nuevos emprendimientos productivos, insertará a nuestro país en el club de los nueve mayores productores auríferos del mundo en los próximos cinco años”, festejó en su discurso al cierre del encuentro aurífero. Mayoral también remarcó que la producción del metal aumentó 70 veces en los últimos años, aseguró que Argentina es el segundo productor de oro de Sudamérica (y 14 en el mundo) y precisó que las principales provincias productoras son Catamarca, San Juan y Santa Cruz.

El caso testigo de la minería metalífera en Argentina es el yacimiento Bajo la Alumbrera, en Catamarca, donde remueve 340 toneladas de roca por día. Por cada tonelada de roca obtiene seis gramos de oro y seis kilogramos de cobre. Datos de la misma empresa se ufanan de que Alumbrera utiliza en un solo mes la misma cantidad de explosivos que se requiere por año en toda la Argentina. Los especialistas advierten que la remoción de las montañas acelera la producción de sulfuros, que con el aire y el agua producen drenajes y lluvias ácidas, con su contaminación a cuestas.

Un aspecto fundamental es el uso de un bien escaso como el agua. Alumbrera cuenta con un permiso de extracción de 1100 litros por segundo, casi cuatro millones de litros por hora en una zona semidesértica. El agua utilizada es irrecuperable. No hay tratamiento posible para que vuelva a ser aprovechable. Otras cifras del emblema minero nacional: cuatro derrames tóxicos comprobados y una decena de denuncias por contaminación.
Fuente: Página 12

jueves, 6 de noviembre de 2008

ESCRACHE A "ARGENTINA ORO 2008"

Video "Jornada contra la minería" de Barricada TV

Militantes antimineros de todo el país ayunan frente al Congreso

Como forma de expresar su repudio a las explotaciones mineras, organizaciones sociales continúan realizando una movida de protesta en la plaza frente al Congreso de la Nación, en Buenos Aires. Al mismo tiempo, se realiza también el seminario de empresarios mineros "Argentina Oro". “Vamos a repudiar y dejarles claro a las mineras que no queremos sus emprendimientos en Argentina", afirmó Fabiana Villafañe, vecina autoconvocada de San Carlos, Mendoza. Desde el lunes organizaciones de todo el país nucleadas en la Unión de Asambleas Ciudadanas comenzaron un ayuno y acampe en el citado espacio público porteño para denunciar el modelo de saqueo y contaminación imperante. En tanto, hoy se realizará un “Contraforo a cielo abierto” en el que expondrá el ambientalistas

Fuente: Primera Fuente


Contra el saqueo y la contaminación, escrache a la megaminería contaminante


"Frente al seminario "Argentina Oro" vamos a repudiar y dejarles claro a los empresarios mineros, como en cada lugar del país donde van, que no queremos sus emprendientos en Argentina", afirmó Fabiana Villafañe, vecina autoconvocada de San Carlos, Mendoza. Desde el lunes organizaciones de todo el país nucleadas en la Union de Asambleas Ciudadanas comenzaron un ayuno y acampe en Plaza Congreso para rechazar el Foro minero y denunciar el modelo de saqueo y contaminación imperante.

Fuente:Prensa de Frente



Asambleístas repudiaron a las empresas mineras


Decenas de personas marcharon contra la "minería contaminante" a la puerta de un hotel porteño. A las 14 realizarán un Contraforo con intelectuales.


[...] El reclamo de las poblaciones mineras consistió en la realización de un escrache en las puertas del hotel Emperador, sobre la avenida Libertador al 400 en donde se realizó el encuentro desde las 9 horas en "repudio a las actividades de la minería contaminante". Más de un centenar de personas se reunió en el lugar e hicieron visibles sus pedidos portando pancartas, realizando esténcil, mostrando muñecos bajo una protesta más artística que agresiva. [...]


Fuente: Critica Digital



Llega la carpa contra la minería frente al Congreso


LUCHA AMBIENTAL EN LA CIUDAD


La instalarán asambleístas de todo el país para exigir la derogación de las leyes que regulan la actividad. El miércoles, escrache a mineros en un hotel





La minería a cielo abierto: de la protesta a nuevas leyes

Cualquier modelo que se plantee como alternativa de desarrollo en una sociedad, debe ser informado y sometido a la discusión pública. No parece ser el caso en este país, donde tanto la ciudadanía, como los intelectuales y la comunidad universitaria, solemos llegar tarde, cuando los hechos ya se presentan como consumados. Así sucedió con el modelo sojero, cuya discusión debería haberse instalado en la agenda pública hace ocho o diez años atrás. Hoy, el riesgo es que por indiferencia, desconocimiento u omisión dejemos pasar por delante de nuestras narices la discusión del modelo minero, que involucra diecisiete provincias argentinas, muchas de ellas erigidas en territorios de resistencia.

La megaminería a cielo abierto, que emplea tecnologías de lixiviación con sustancias tóxicas, es una actividad que en los últimos años viene suscitando grandes resistencias a lo largo del país. La importancia económica del sector minero no es menor, si tenemos en cuenta que, según datos de la Secretaría de Minería de la Nación, entre 2003 y 2007, el total de inversiones acumuladas se multiplicó por más de ocho, pasando de 660 millones a 5.600 millones de dólares. Beneficiadas por un escandaloso marco legal creado en los 90, confirmado por las sucesivas gestiones, la puesta en marcha de este “modelo de desarrollo”, se viene realizando de manera silenciosa y vertiginosa, sin consulta a las poblaciones involucradas.

En 1997, Catamarca fue la encargada de arrancar con el megaproyecto La Alumbrera, pero fue en la localidad chubutense de Esquel donde la megaminería encontró un primer gran escollo.

Fuente: Crítica Digital
Nota Completa

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Minera Alumbrera incendio su propio camión‏ y usó al Estado terrorista

ALLANARON SEIS VIVIENDAS EN TINOGASTA

Por Javier Rodríguez Pardo


Las ruedas de tres ejes traseros y parte de la lona de un camión de minera Alumbrera soportaron un incendio que fue dominado por el propio conductor del transporte que dormía en su interior. Sin embargo, más tarde afirma que vio a personas arrojar material incendiario. Lo cierto es que algunas gomas se hallaban lisas y vecinos cercanos al lugar del hecho habían observado en días previos como reemplazaban las cubiertas por otras que finalmente fueron las que se quemaron. Dichos aparte hay una realidad indubitable. El incendio del camión sirvió de pretexto para que la fiscalía local lanzara sobre seis viviendas de Tinogasta la orden de allanamiento; cinco de ellas pertenecen a reconocidos auto convocados que, con otros asambleístas, vienen rechazando las explotaciones mineras; la otra pertenece al barrio La Paz cuyos pobladores salieron en pleno a cortar el paso de los gigantescos transportes en represalia por las grietas que ocasionaban en sus viviendas. Entre las seis y las once de la mañana, cuando las familias atendían la orden de cateo, los camiones se vieron parcialmente liberados y pudieron cortar el cerco vecinal. Para tal estrategia, la empresa se valió de un camión incendiado sólo en su parte posterior mediante fuego “plantado” lejos de la cabina; el camión “elegido” transportaba bolas de acero indestructibles que se utilizan para el chancado de las rocas minerales. Es el modo mafioso con que operan en todo el mundo y trae a nuestra memoria la piratería de la pesca de altura en el Atlántico Sur. Los pesqueros transnacionales que operan en aguas jurisdiccionales argentinas suelen “entregar” uno de los barcos para entretener a la patrulla costera mientras el resto de la flota huye con la pesca ilegal. Para la minera Xstrata y el transporte contratado, el siniestro fraguado sirvió para allanar las viviendas de los pobladores con ánimo de sembrar el terror y poder eludir a los auto convocados. La policía provincial secuestró sólo fósforos pero buscaba bidones y botellas de plástico porque él o los incendiarios abandonaron en el lugar una mochila con elementos semejantes; es poco creíble decir que se labró un acta con el secuestro de ochenta y cinco fósforos de madera y que su propietario pidió que les dejaran algunos para encender la cocina porque la realidad empaña cualquier ficción, por más ridícula que sea.

Una fiesta en la plaza de Tinogasta

Horas después una película documental chilena explicaba la incompatibilidad de la mega minería química con la actividad agropecuaria, marco propicio para que los pueblos tinogasteño y fiambalense se concentraran en la plaza y denunciaran el atropello de la minera. Las imágenes del pueblo de Andacollo, destruido por la actividad extractiva en el país trasandino, son una cruda realidad para pueblos como el de Tinogasta, sólo separados por la Cordillera de los Andes. El comunicado de los asambleístas no deja dudas: “Los auto convocados repudiamos estas tácticas mafiosas que intentan adjudicarnos la quema de un camión que según comentarios del mismo chofer, la policía dejó de custodiarlo momentos antes de ser incendiadas sus ruedas traseras. También denunciamos la gestión de funcionarios títeres de la empresa minera.”

Las voces de los habitantes del barrio La Paz emocionaron a todos, no sólo porque sus viviendas fueron rajadas literalmente al paso de los enormes transportes sino porque se ven obligados a dormir con las luces a pleno “evitando de ese modo que las vinchucas se descuelguen de los techos”. Por ese escenario despiadado transitan los lingotes de oro hacia otros mundos, tal vez destinos ajenos a patologías endémicas, en tanto gobernantes y sicarios tildan a los manifestantes de terroristas.

Recordemos que unos siete camiones con insumos mineros, cuatro de gran porte con gigantescas bateas electrolíticas que cubrían ambas manos de la ruta, fueron detenidos por los auto convocados para impedirles el acceso a la planta donde Minera Alumbrera explota yacimientos diseminados de cobre, oro y otros minerales metalíferos. Durante más de dos meses, éstos y otros vehículos semejantes de la transnacional suiza fueron hostigados alrededor de la ruta 40, por vecinos de las distintas poblaciones de los Valles Calchaquíes y algunos aún deambulan a la espera de poder retomar su camino.

Esta vez le tocó a la guardia de infantería de la policía de la provincia catamarqueña desplazarse hasta el lugar de los hechos con la intención de desalojar a los manifestantes. Ese día, funcionarios del gobierno catamarqueño circulaban en camionetas con ejecutivos de la propia empresa minera. Poco después actuaría la justicia complaciente provocando la inútil humillación de los pobladores de Tinogasta al ordenar el allanamiento de sus viviendas.

Nuestra respuesta fue recorrer colegios, instituciones intermedias y medios de comunicación de la zona que esta vez informaron. Hubo actos públicos y asambleas para convocar porque temor es un verbo que no conjuga el pueblo de Tinogasta a pesar de la prepotencia minero-gobernante. Fuimos recibidos por los cinco concejales que durante más de dos horas nos escucharon en el recinto de sesiones en el municipio local. En la región del noroeste unos y otros piensan acciones futuras, por ejemplo la ruta de los transportes mineros fue rediseñada por la empresa con el objeto de evitar a los pueblos en virtual movilización permanente. Nadie duda en Tinogasta que minera Alumbrera incendió su propio camión y tal hecho es síntoma de debilidad y miedo. El pueblo lo sabe, lo presiente y la minera solo cuenta con los códigos del soborno, porque en realidad “donde hay un delito de contaminación existe un gobernante corrupto” y de eso se valen las corporaciones del sector aunque ya sospechan que no les alcanza para conseguir la licencia social.

N.B: En las fotos se puede ver el estado impecable del transporte menos las cubiertas traseras, algunas de ellas completamente lisas. Trasportaba bolas de acero para moler las rocas. El resto de la caravana minera continuó viaje.
Javier Rodríguez Pardo, Tinogasta, Catamarca, octubre 2008, Movimiento Antinuclear del Chubut (MACH), Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE), Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) machsepa21@yahoo.com.ar










martes, 4 de noviembre de 2008

Estupidez fundamentalista

ENTRE ESTOS TIPOS Y NOSOTROS
HAY ALGO PERSONAL

Respuesta a la nota de opinión publicada en "El Ancasti" -28 de Octubre de 2008- con el título "Fundamentalismo ambiental".

"Estupidez fundamentalista"

Cuando la estupidez quiere transformarse en verdad

Siempre existieron quienes se dedican a decir públicamente estupideces, por diferentes causas:

1) por tener protagonismo y obtener réditos personales
2) porque son estúpidos y tienen un medio que les publica
3) o porque son "socios" pagados para defender lo indefendible

En el caso de esta nota de opinión, como no aparece el nombre de quien "opina" debemos descartar la primera opción.
Podríamos considerar la segunda y se muestra como segura la tercera.
El discurso pro-minero permanentemente mezcla los hechos, las palabras y los conceptos para crear confusión y continuar con su deleznable tarea de "informar desinformando".

Su estrategia es mezclar todo y descalificar a los movimientos socio-ambientales, y ya nos tienen acostumbrados a tildarnos de "ignorantes", "fundamentalistas que se oponen al progreso" o "terroristas ambientales".
Ahora esto: sugerir que estamos obedeciendo a "intereses internacionales multimillonarios".

Una estupidez armada para parecer una verdad, y en este caso la "nota de opinión" de El Ancasti se "asocia" al pensamiento minero.

Las organizaciones socio ambientales que han surgido en Argentina y que luchan en contra de la mega-minería metalífera -negocio para pocos y contaminación para muchos- están muy lejos del dueño de la CNN, Ted Turner, y de Douglas Tompkins.

Somos habitantes de este suelo y los verdaderos dueños de estas tierras y luchamos en defensa de la vida, el agua, el aire y la tierra.

Ponemos énfasis en que las mineras gastan muchísima agua pura y energía. Ponemos énfasis en que las mineras transnacionales saquean nuestros bienes comunes, mientras los gobiernos cómplices permiten que se apropien de miles de hectáreas, incluyendo reservas de biosfera protegida, glaciares y nacientes de ríos. No importa si deben expulsar a pueblos originarios o someterlos a la brutal contaminación minera.

Pero parece que este "opinador" desconoce que las asambleas socio-ambientales y los vecinos autoconvocados también se oponen a la contaminación industrial y al vuelco de efluentes cloacales sin tratamiento, al escandaloso y corrupto manejo que ejercen los gobiernos de la basura urbana y al modelo "sojero" que ocasionó la pérdida de millones de hectáreas de montes y bosques nativos para contaminar todo con glifosato y otros agrotóxicos. También nos oponemos a los "agrocombustibles" porque profundizan el modelo sojero con la premisa de malgastar los nutrientes naturales de los suelos para fabricar combustibles a costa del desalojo y el hambre de comunidades campesinas e indígenas.

Y nos oponemos a la mentira de la "limpieza" de la energía nuclear, pues a más de 50 años de su aparición, todavía nadie en el mundo sabe cómo disponer en forma segura y eficiente de los residuos radioactivos.

Tampoco estamos de acuerdo con los falsos ecologistas que nombran en la nota y con sus compras de tierras para "preservar la naturaleza".

No creemos en esta idea de "desarrollo y crecimiento" que nos proponen los intereses multinacionales y la globalización económica pues solamente producen beneficios para los capitales del primer mundo, a costa del saqueo de recursos, la contaminación, la destrucción del ambiente y de las economías tradicionales.

Ninguno de nosotros quiere permanecer "semisalvaje" como dice: creemos en el verdadero desarrollo sostenible y sustentable. El desarrollo y mejoramiento de las economías preexistentes, o nuevas, pero invirtiendo en tecnologías en armonía con el cuidado de la naturaleza y el medio ambiente., y con soberanía alimentaria.

Queremos ser un pueblo soberano y con buena salud, .y no un pueblo sometido a los designios del primer mundo que, para continuar con su loco modelo super-consumista, necesita saquear nuestros bienes comunes y condenarnos a la pobreza y la enfermedad.

La nota dice que "el desarrollo sustentable, que por definición debe armonizar lo económico con lo social y lo ambiental, nos parece una utopía absurda".

Eso no es cierto, y le preguntamos si el ejemplo de Catamarca con su alto índice de desocupación y analfabetismo o el caso del "progreso minero" de Jujuy con los niños con plomo en la sangre de Abra Pampa no son suficientes para comprender el tipo de "desarrollo y crecimiento" que nos proponen y que en su "nota de opinión" defienden.

Por eso no podemos esperar que digan algo bueno sobre las Jornadas realizadas en la UNCA, ni de los estudiantes, docentes, profesionales y ciudadanos que participaron, construyendo un espacio de expresión libre que medios "periodísticos" como "El Ancasti" les niegan sistemáticamente. Ustedes obedecen en forma demasiado obvia a los intereses de las empresas saqueantes y contaminantes y por supuesto que lo hacen a cambio de "favores" económicos y pautas publicitarias.

No es nuestro caso. A nosotros nadie nos financia ni nos paga para que emitamos una opinión. Nosotros somos trabajadores, estudiantes y profesionales que invertimos nuestro tiempo e ingresos en difundir y en luchar contra el modelo de desarrollo que ustedes quieren imponernos.

Además de atender nuestras obligaciones laborales y dedicarnos a nuestras familias, tenemos que vigilar y denunciar a los gobiernos y funcionarios cómplices (cuyos salarios pagamos), a las empresas contaminantes y a los medios informativos que pretenden "lavarles" sus sucias caras y nefastas intenciones.

Nos oponemos a los privilegios que tienen estas "empresas" mineras y que no tiene ningún otro sector productivo en el país. Nos oponemos al derroche y contaminación del agua que realizan estos emprendimientos mineros. Nos oponemos al escandaloso derroche de energía de las explotaciones mineras.

Muchas veces hemos propuesto – y lo seguimos haciendo- el debate democrático a los gerentes de las "megamineras", a los funcionarios que las protegen y a los medios que las ensalzan, pero ustedes nunca están disponibles para hacerlo. Prefieren ignorarnos o descalificarnos.

Será por eso que no somos "sofisticados" y sí somos combativos. No sólo en el NOA lo somos, también en el resto del país, y lo seremos cada vez más mientras los poderes económicos transnacionales, los funcionarios corruptos y los medios periodísticos "vendidos" sigan encarnando la "maldición de Malinche".

Los sucesos mencionados – el procesamiento de Rooney y los allanamientos de Tinogasta- si bien son procedimientos originados judicialmente, no pertenecen a la misma idea de justicia.

En el primer caso la acción ciudadana logró que lo irrebatible y contundente de las pruebas de contaminación, lleven al procesamiento en la justicia federal del ejecutivo de La Alumbrera.

En el segundo caso, el aparato judicial provincial obedeció solamente a los intereses de la minera.
¿Justicia por mano propia?

¡Déjense de decir estupideces!!!
Nota: la "opinión" está en: http://www.elancasti.com.ar/nota.php?id=12629

sábado, 1 de noviembre de 2008

Comineza ayuno contra megaminería en Argentina y campaña de solidaridad internacional

Buenos Aires, Argentina - 31/10/08. La Unión de Asambleas Ciudadanas (U.A.C.) invita a toda la comunidad a participar activamente de las jornadas de lucha y acompañar el ayuno de asambleístas de todo el país. Ayunamos en protesta al avance sobre nuestros recursos naturales de parte de estas empresas que son contaminantes, saqueantes y secantes. El encuentro será en la plaza de los Dos Congresos, Ciudad de Buenos Aires, desde el 3 de noviembre a las 9 horas. A las 17 hs. habrá una conferencia de prensa donde informaremos acerca de la problemática. Simultáneamente se realizarán actividades culturales para acompañar a los ayunantes y se informará a la población sobre el saqueo y la contaminación que provoca la actividad de la Megaminería metalífera a Cielo abierto.

Campaña internacional de solidaridad con Argentina: Ustedes pueden enviar una nota breve de solidaridad para que sea leída en las jornadas (leer al pie del artículo).

Leer cómo será el ayuno y cómo colaborar

Ver Cronograma de la protesta

Unión de Asambleas Ciudadanas (U.A.C)

Comunicado de prensa:

Medida nacional de protesta y repudio al foro minero Argentina Oro

Contra la Megaminería secante, saqueante y contaminante


U.A.C invita a toda la comunidad a participar activamente de las jornadas de lucha y acompañar el ayuno de asambleístas de todo el país.

El encuentro será en la plaza de los dos congresos, Ciudad de Buenos Aires, a partir del 3 de noviembre a las 9 horas. A las 17 horas habrá una conferencia de prensa donde informaremos acerca de la problemática.

Durante esos días se realizaran diversas actividades culturales para acompañar a los asambleístas que estarán ayunando y se buscará informar a toda la población sobre el saqueo y la contaminación que provoca la actividad de la Megaminería metalífera a Cielo abierto.

Ayunamos en protesta al avance sobre nuestros recursos naturales de parte de estas empresas que son contaminantes, saqueantes y secantes.

Exigimos ser escuchados por nuestros representantes. Pedimos se revean las leyes de la década infame de los noventa promulgadas en la gestión del Presidente Carlos Menem, permitiendo que las multinacionales avasallen a los pueblos cordilleranos.

Llegamos desde las provincias y nos quedaremos aquí, ayunando, hasta conseguir una respuesta. Entendemos que la Argentina, que no se ve todos los días, quiere ser escuchada.

Los pueblos que representamos tienen derecho a opinar y que se le respete su identidad y cultura. Queremos construir una sociedad que nos albergue a todos.

Por la vida y la dignidad, contra el saqueo y la contaminación.

La vida y el agua no se negocian, NO es NO.

Quienes deseen comunicarse con U.A.C pueden hacerlo a la casilla de mail: uac8@valledeuco.com o uac.tunuyan@gmail.com

Campaña internacional de solidaridad con Argentina

Por favor, circular entre sus contactos!

Del 3 al 7 de noviembre próximos se realizará en Buenos Aires, Argentina, la "Protesta y ayuno por la vida y la dignidad, contra el saqueo y la contaminación". Ustedes pueden enviar una nota breve de solidaridad para que sea leída en las jornadas, puntualizando:

* Organización, país, ciudad

* Mencionar algunas campañas contra proyectos mineros en las que ha participado

* Sitio web, datos de contacto, links

Las adhesiones deben enviarse a: uac8@valledeuco.com y uac.tunuyan@gmail.com

CC: luisclaps@gmail.com, dmoders@yahoo.com

Gracias a todos!

Por Unión de Asambleas Ciudadanas

Fuente: No a la Mina